domingo, 7 de julio de 2019

Buenos Presagios - Neil Gaiman y Terry Pratchett


Sinopsis: Según Las buenas y ajustadas profecías de Agnes la Chalada Bruja (el único libro fiable de profecías, escrito en 1655, antes de que ella explotara), el fin del mundo tendrá lugar el sábado. El próximo sábado, de hecho. Justo después de la hora de la cena. Los ejércitos del Bien y del Mal se están agrupando, la Atlántida está resurgiendo, llueven sapos y los ánimos están algo alterados así que... todo parece ajustarse al Plan Divino. De no ser por un ángel quisquilloso y un demonio buscavidas que han vivido a costa de los mortales desde el comienzo de los tiempos y que no están dispuestos a aceptar tan fácilmente eso del "Fin de la civilización tal y como lo conocemos".  Y... ¡vaya por Dios! ¡Parece que alguien ha hecho desaparecer al Anticristo!

Buenos presagios es una novela de fantasía y humor escrita por Neil Gaiman y Terry Pratchett. 
La creación de esta divertida novela se originó a partir de la gran amistad que unía a los autores. A finales de los 80, Gaiman trabajaba como periodista freelance y recibió el encargo de entrevistar a Pratchett, que en aquel entonces recién había publicado El color de la magia, el primer libro de su afamada saga Mundodisco.

Tras esa entrevista ambos autores se hicieron grandes amigos y se mantuvieron en contacto enviándose diferentes manuscritos de futuros proyectos. Uno de estos proyectos fue una historia corta acerca del fin del mundo que Gaiman envió a Pratchett porque no sabía cómo terminarla. Unos meses después, Terry contestó que él tampoco sabía cómo terminaba, pero que sí sabía cómo continuarla, así que le planteó a Gaiman desarrollar la historia de forma conjunta.

El resultado fue Buenos presagios, una gran sátira del apocalipsis según la biblia.

«Para comprender el estado de la humanidad puede que baste con saber que la mayoría de los grandes triunfos y grandes catástrofes de la historia no se deben a que las personas son buenas en esencia o malas en esencia, sino a que las personas son en esencia personas».
La novela es protagonizada por el demonio Crowley y el ángel Aziraphale, dos seres que están en la tierra desde que Adán y Eva fueron expulsados del paraíso y que se han acostumbrado a convivir con los humanos. Crowley adora los autos rápidos y Aziraphale es dueño de una tienda de libros raros, y, a pesar de pertenecer a bandos diferentes, el ángel y el demonio se tienen bastante aprecio.
Todo cambia cuando Crowley recibe el encargo de preparar al Adversario, Destructor de Reyes, Ángel del Pozo sin Fondo, Gran Bestia llamada Dragón, Príncipe de Este Mundo, Padre de las Mentiras, Engendro de Satanás y Señor de la Oscuridad (es decir, el Anticristo) para que once años después desate la guerra definitiva entre el cielo y el infierno.

Años después, según la fecha indicada por la profecía, Crowley y Aziraphale deberán trabajar juntos para localizar al anticristo e impedir el apocalipsis.
«El Infierno no era ningún gran depósito de mal, no más de lo que, según Crowley, el Cielo era una fuente de bien; eran sólo bandos en una gran partida cósmica de ajedrez. Y era en la mente humana donde se hallaba la verdadera fuente de la bondad verdadera y de la verdadera maldad de infarto». 
Buenos Presagios se divide en seis partes. La primera parte narra la llegada del Anticristo y las demás narran lo ocurrido once años después, cuando el hijo de Satanás deberá cumplir la profecía y desatar el Apocalipsis.

La historia es contada de forma un tanto errática y puede desconcertar a algunos lectores, ya que en muchos capítulos (sobre todo durante el último tercio del libro) la trama de Aziraphale y Crowley se ve interrumpida por pequeñas historias que muestran los efectos del Apocalipsis que se avecina.

Yo amé estas pequeñas historias porque están cargadas de humor absurdo y parodian muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. Entre estas pequeñas historias mis favoritas fueron las que tienen a los cuatro jinetes del Apocalipsis como protagonistas (aunque, en el mundo de Gaiman y Pratchett, los jinetes son motociclistas).

Sin embargo, a pesar de que disfruté mucho de estos pequeños interludios cómicos, es cierto que en ocasiones se estiran demasiado e interrumpen la trama de la historia principal. La razón de esta forma de estructurar la historia puede encontrarse en cómo ambos autores escribieron la novela: mandándose cartas. Neil Gaiman cuenta que su objetivo y el de Pratchett siempre fue hacer reír el uno al otro, entonces gran parte de la novela se escribió en base a diferentes bromas que se enviaban los autores y que luego fueron unificando. Esto podría explicar la razón de que la “trama principal” se vea interrumpida tan a menudo por los pequeños fragmentos humorísticos.

También hay que tener en cuenta que Buenos presagios fue una de las primeras novelas de ambos autores. Al momento de publicar este libro, Gaiman todavía no se dedicaba por completo a la escritura y Terry Pratchett recién comenzaba a “calentar los motores” con la saga de Mundodisco.

David Tennant y Michael Sheen son Crowley y Aziraphale
en la adaptación de Amazon 
Por eso insisto en que esta novela no es muy recomendable para quienes no hayan leído otras obras de fantasía humorística con anterioridad, pues el objetivo de esta clase de libros no es contar una historia de forma lineal, sino que más bien interesa la visión que los autores tienen acerca del bien y el mal, y las diferentes situaciones cómicas que utilizan para enviar dicho mensaje.

La prosa del libro es sumamente descontracturada y está llena de frases memorables e ingeniosas. Como no podía ser de otra manera, varios capítulos están acompañados de notas al pie con aclaraciones hechas por los autores a modo de broma, un elemento que Pratchett explotó más adelante en sus novelas de Mundodisco. En Buenos presagios las notas al pie son utilizadas comenzaron como un chiste interno entre Pratchett y Gaiman para explicar las bromas a los lectores y editores norteamericanos.

Buenos presagios es un gran libro de fantasía humorística escrito por dos amigos que se la pasaron muy bien; tanto Gaiman como Pratchett siempre destacaron el gran cariño que sienten por la historia de Crowley y Aziraphale. En mi opinión es un libro dirigido más bien a lectores asiduos de fantasía humorística por la forma en la que está narrado; recomiendo leer alguno de los libros de Mundodisco de Pratchett o La Guía del Autoestopista Galáctico, de Douglas Adams, no solo porque son libros brillantes, sino para acostumbrarse a leer este género tan maravilloso.   

3 comentarios:

  1. Este lo tengo en casa pendiente desde hace unos añitos. Con esto de la serie me ha vuelto a picar el gusanillo y seguramente lo lea pronto. Qué foto, jajaja, qué gracia ver a los autores tan jóvenes. ^^

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  2. Amo este libro ♥. Si bien no es una de las mejores obras de ambos autores, es tan divertida, tan cálida en cierta manera. Le tengo mucho cariño.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Si no fuera por tus cuentos y tu reseña.. la sinopsis me parecería un WTF gigante. Supongo que si lo quiero leer o no dependerá de la serie.. porque si es muy bizarro o tiene muchas referencias que no entienda.. me va a sacar las ganas jaja. Me gustó la reseña! Besote

    ResponderEliminar