domingo, 30 de junio de 2019

Memorias de hielo (Malaz: el libro de los caídos #3) - Steven Erikson


Sinopsis: Una fuerza aterradora ha surgido en el continente asolado de Genabackis. Como una marea de sangre corrompida, el Dominio Painita cruza el continente como lava hirviente que consume a todos los que no escuchan la palabra de su profeta, el Vidente Painita. En su camino se interpone una alianza incómoda: la hueste de Dujek Unbrazo y los veteranos Abrazapuentes de Whiskeyjack, junto con antiguos adversarios: el caudillo Caladan Brood, Anomander Rake y sus tiste andii. Superados en número y desconfiando de todo y de todos, deben hacer llegar el mensaje a cualquier posible aliado, incluyendo las Espadas Grises, una hermandad mercenaria que ha jurado defender a toda costa la ciudad sitiada de Capustan.
Pero son más los clanes antiguos que se están reuniendo. Los t’lan imass se alzan para responder a una antigua llamada primitiva. Algo maligno amenaza este mundo: las sendas están envenenadas y abundan los rumores sobre un dios que se ha deshecho de sus cadenas y está empeñado en vengarse.

Memorias de hielo es el tercer libro de la saga Malaz: el libro de los caídos.

Los eventos narrados en este tercer tomo coinciden cronológicamente con los de Las puertas de la Casa de la Muerte, pero es necesario seguir el orden de publicación para entender las referencias que hacen los personajes a lo largo de todo el libro: encontraremos referencias a la revolución de Siete Ciudades y la marcha del ejército de Coltaine, eventos que fueron clave en el libro anterior.
Además, Memorias de hielo retoma la trama de muchos personajes que no veíamos desde el final del primer libro. Regresan los Abrasapuentes, Anomander Rake, el capitán Paran y Kruppe de Darujhistan; personajes que se habían unido a la guerra en contra de un nuevo imperio que amenaza con destruir el continente.

En mi opinión, este es el mejor libro de toda la saga. Es mucho más fácil de seguir que los anteriores y lo que en un principio resultaba confuso comienza a tener más sentido. Obtenemos muchas explicaciones acerca del funcionamiento de las sendas y comprendemos mejor la historia de algunas razas ancestrales; esto se debe a que el desarrollo de la trama es mucho más lineal que en los dos libros anteriores. Esto no supone una simplificación en la prosa de Erikson, pues el autor mantiene su estilo super detallista y cargado de introspecciones de los protagonistas.
Además de todo esto, Memorias de hielo establece la base del conflicto que será desarrollado en los siete libros siguientes al marcar la aparición del verdadero enemigo de la saga: el Dios Tullido.


«Había comenzado la marcha hacia la guerra, contra un enemigo que jamás habían visto y del que prácticamente no sabían nada»

La trama de Memorias de hielo puede resumirse a grandes rasgos en dos grandes batallas que se encuentran entre las mejores de toda la saga. El desarrollo de los personajes se dedica completamente a la preparación para estos momentos y nos encontramos con una alianza bastante frágil entre dos bandos que hasta ese momento estaban en guerra: el ejército de Malaz y los rebeldes liderados por el legendario caudillo Caladan Brood.
Esta tensión se mantiene a lo largo de todo el libro y genera una dinámica muy interesante entre los diferentes personajes, pues en todo momento existe la posibilidad de que un ejército traicione al otro. Lo interesante de esto es que de esta forma conocemos a nuevos personajes que se oponen al Imperio de Malaz y que tienen una visión del mundo muy diferente, ya que demuestran la contracara de la expansión militar de los malazanos.

«Ni Dujek ni Brood ni nadie entre aquella legendaria compañía podría haber anticipado el consiguiente choque, no de espadas, sino de mundos»
Pero sin lugar a duda lo más brutal de este libro es el enemigo que enfrenta la alianza: el Dominio Painita. Se trata de un imperio emergente de fanáticos liderado por un Vidente obsesionado con causar dolor. Entre las muchas atrocidades cometidas por el Dominio Painita se encuentran los Tenescowri, un ejército de campesinos muertos de hambre que devoran a sus adversarios. Se trata de una de las imágenes más horripilantes que encontramos en los libros de Malaz hasta ahora debido a la forma en la que Erikson describe la locura del ejército painita. En Las puertas de la Casa de la Muerte Erikson ya nos había presentado escenas muy oscuras, sin embargo, en este tercer libro el autor va un paso más allá y nos muestra hasta dónde puede llegar la crueldad del ser humano y las atrocidades vividas en la guerra. Mi recomendación es que preparen sus estómagos, porque Memorias de hielo es uno de los más claros exponentes de la fantasía oscura.   

 «Cuando se está congelado entre la vida y la muerte, en ese interludio glacial, ¿qué puede existir del sentimiento mortal? Ni siquiera un eco. Solo la memoria del hielo, del hielo y nada más».
Otro elemento importante de este libro es que no se da un abuso de la magia, entonces las batallas resultan muchísimo más encarnizadas. Esto se debe a que las diferentes sendas han sido corrompidas y provocan la muerte de todo aquel que intente utilizarlas. Considero que de todos los libros de Malaz, Memorias de hielo es el que mejor explica el funcionamiento de las sendas; se despejan muchas de las dudas que teníamos hasta ahora respecto a las sendas y cómo funcionan.

El único punto “flojo” de este libro es la trama de la Mhybe, uno de los personajes secundarios. Si bien es muy necesaria para que el final tenga sentido, muchas veces estos capítulos interrumpen el ritmo más ágil que tienen los capítulos narrados desde el punto de vista de los soldados. Sobre el final se pone más interesante, pero durante medio libro puede resultar muy cuesta arriba.

Memorias de hielo es un libro brillante y una de las mejores historias de fantasía épica que he leído; hasta el momento no he encontrado ningún libro que iguale el nivel épico de las dos grandes batallas que construye Erikson en esta enorme novela.
También es el cierre de una primera fase en la saga y establece las bases de la historia que se desarrollará en libros posteriores. Considero que los primeros tres libros de Malaz son más bien un enorme prólogo de una historia muchísimo más grande y ambiciosa. 


Ficha técnica: 
Título: Memorias de hielo
Autor: Steven Erikson
Páginas: 1186
Género: Fantasía

2 comentarios:

  1. «Memorias de hielo es un libro brillante y una de las mejores historias de fantasía épica que he leído; hasta el momento no he encontrado ningún libro que iguale el nivel épico de las dos grandes batallas que construye Erikson en esta enorme novela.»

    Bueno, tendré que leer esta saga también. En algún momento.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por lo menos tenés que leer los 3 primeros! Están muy geniales.

      Beso, Sofi.

      Eliminar