domingo, 12 de marzo de 2017

The Lesser Dead - Christopher Buehlman

Este libro solo está disponible en inglés.

Sinopsis: "Voy a contarte un secreto: los vampiros son reales y yo soy uno de ellos. Beberé tu sangre, ¿y sabes qué? No lo lamento en absoluto..."

Nueva York, 1978, una ciudad sucia y peligrosa para vivir. Y morir. Joey Peacock ha pasado los últimos cuarenta años como un vampiro adolescente, perfeccionando una rutina que disfruta mucho: seduce mujeres en clubes nocturnos y discotecas, se alimenta por las noches y durante el día duerme junto a otros vampiros en el oscuro laberinto subterráneo debajo de las calles de Nueva York.
El subterráneo es su dominio y le permite atravesar Manhattan en cuestión de minutos, alimentándose de peatones desprevenidos o hipnotizando a las personas para que lo dejen entrar a sus hogares. Es demasiado fácil.
Hasta que una noche, Joey encuentra a unos chiquillos cazando en su territorio, vampiros al igual que él... ¿o no? Los vampiros del subterráneo de Manhattan ya no están a salvo.

The Lesser Dead es la cuarta novela de Christopher Buehlman, un autor que comencé a leer el año pasado y que me sorprendió con la excelente calidad de sus historias de terror; al momento de escribir esta reseña llevo leídos «Los del otro lado» y «Between Two Fires» y les puedo asegurar que estamos ante un autor brillante. The Lesser Dead no es la excepción, creo que es incluso mejor que sus libros anteriores y es posiblemente la mejor novela de vampiros que he leído.

Justamente esta es una "novela de vampiros" en sentido literal porque no hay personajes humanos. En este libro solo vas a encontrar los pormenores de la vida de Joey y sus colegas vampiros, los humanos no son más que alimento.



La historia es narrada a partir del diario de Joey Peacock, un vampiro de unos cincuenta años de edad que, al haber sido convertido a los quince, ha quedado atrapado en una eterna adolescencia. Esta perspectiva resulta excelente para contar la historia porque el autor juega mucho con la dualidad de la psiquis de Joey: posee una gran experiencia como criatura nocturna y demuestra un montón de recursos para alimentarse, y al mismo tiempo se comporta como un adolescente que solo quiere divertirse. 
A Joey le encanta ser vampiro y muchas veces se jacta de su condición, intentando convencer al lector de que su estilo de vida es lo mejor que hay ya que puede entrar a cualquier club nocturno que se le de la gana e hipnotizar a cualquier mujer con la que quiera acostarse.

A lo largo del libro se dan un montón de situaciones en las que Joey se burla del lector y de otros clichés de los vampiros.

Creo que esta alegría por el hecho de ser un no muerto es una idea bastante interesante porque en la mayoría de las historias de vampiros encontramos criaturas que lo consideran una maldición y se pasan lloriqueando por estar condenados a la vida eterna. Sin embargo, los vampiros en «The Lesser Dead» crearon una especie de sociedad estable que habita en los subterráneos de Nueva York, colaboran entre ellos y no guardan rencor contra la vampira que los convirtió a todos. 

Desde el primer momento el narrador nos deja bien claro el tono que va a tener el libro:

«Si estás buscando una historia acerca de gente agradable que hace cosas buenas, este libro no es para ti. Tendrás que soportar a un narrador no fiable que te decepcionará y que te provocará asco en cada página. ¿Sigues aquí? Pues lo lamento por ti.» 
Y ciertamente esa cita es la que resulta más adecuada para resumir la idea de «The Lesser Dead» porque es un libro que no escatima en detalles turbios. 

Lo que más me gustó de los vampiros de Buehlman, además de su alegría por ser criaturas de la noche, es que son vampiros tradicionales e innovadores al mismo tiempo: por un lado poseen todas las cualidades de los libros clásicos como el tener que ser invitados a entrar, el poder hipnotizar a sus víctimas y cómo la sangre afecta su metabolismo; y por otro lado son seres muy originales porque se alejan del estereotipo del vampiro refinado y elegante. Como viven en el subterráneo, tienen que asegurarse de cerrar bien sus "cajas" (duermen en refrigeradores y otras porquerías que encuentran allí abajo, no en ataúdes) porque sino se meten cucarachas y ratas. Tampoco son vampiros seductores y super sensuales; no les interesa en lo más mínimo establecer relaciones con los seres humanos. A pesar de que suelen obtener placer sexual cuando se alimentan de sus víctimas, Buehlman trata el tema más bien como parte de la naturaleza de estos seres sin la necesidad de recurrir a vampiros ninfómanos que se quieren acostar con todo el mundo o seducir a alguna adolescente estúpida para convertirla en su pareja sí, a vos te hablo, Stephenie Meyer. Ah y lo mejor de todo: no brillan a la luz del sol (?).

Todos estos elementos hacen que este libro sea una lectura ágil y sumamente entretenida, pues progresivamente va introduciendo algunos misterios que surgen a partir de unos nuevos vampiros que aparecen en el subterráneo y que amenazan la tranquilidad de los vampiros neoyorquinos. 
Esa sensación de que ni siquiera los vampiros están a salvo es un gran plus, ya que los enemigos no son los seres humanos, sino que el peligro radica en las diferentes "tribus" o clanes que se forman. 

Tengo que hacer una mención aparte para el final que debe ser de los mejores cierres que he leído, no solo en una novela de vampiros, sino en cualquier novela de terror. Durante los últimos capítulos tenía la sensación de que Buehlman ya no me podía sorprender con nada, pero el final me voló la cabeza y es tan brillante que te lleva a descubrir pequeños detalles que son soltados de forma aislada a lo largo del relato de Joey, pero que con el final cobran un mayor significado. 
No puedo ser demasiado preciso por miedo a spoilear, pero créanme que el final es verdaderamente espectacular y no se van a arrepentir.


Calificación 10+ ()
«The Lesser Dead» es la mejor novela de vampiros que he leído y se convirtió en uno de mis libros favoritos. Los vampiros que encontrarás en esta historia son retorcidos y oscuros, no se preocupan en lo más mínimo por los humanos ya que no somos más que comida para ellos. En este libro Buehlman logra el equilibrio perfecto, dotando a sus criaturas de todas las características clásicas de los vampiros, pero al mismo tiempo introduciendo aspectos novedosos. El punto de vista de Joey resulta fundamental para lograr esto ya que es un ser muy inmoral que encuentra en su condición de vampiro la libertad para hacer lo que se le dé la gana. Todo esto es complementado por un final impresionante que te llevará a recordar muchos detalles que el autor menciona en diferentes capítulos.


Comentario final: este año voy a intentar reseñar menos libros que solo estén disponibles en inglés porque sé que no todo el mundo lee en ese idioma. En este caso sentí la necesidad de hacer una excepción porque fue un libro que me encantó y me llamó la atención que no aparezca entre los más recomendados del género (tiene apenas unos 1200 ratings en Goodreads y 56 en Amazon). 
Si te interesa empezar a leer en inglés y además te gustan los libros de terror, no se me ocurre un mejor libro que este para recomendar, ya que es una novela relativamente corta y considero que no utiliza un vocabulario demasiado complejo. 
Espero que se animen a darle una oportunidad a este autor, si en algún momento leen sus libros me gustaría que me comentaran qué les pareció. 

Como siempre, gracias por visitar el blog y por sus comentarios :)

9 comentarios:

  1. Estoy molesta porque el libro sólo esté disponible en ingles, me llamó mucho la atención y tengo ganas de leerlo. Espero que alguna editorial lo traduzca y traiga a mi país, sino tendré que intentar leerlo en ingles. Muchas gracias por la reseña, ¡besos!

    https://srtabooks.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una lástima que no traduzcan más libros de este autor :( La verdad que es excelente, ojalá lo puedas leer.

      Eliminar
  2. Pues yo soy de las que no se anima con las novelas en inglés, pero después de que viera que es la mejor novela de vampiros que has leído... voy a tener que planteármelo porque me has picado la curiosidad :-D
    ¿Refrideradores? XD
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía que vender un poco la novela para que se animen a leer en inglés :P Me pareció raro que hayan traducido su primer libro y no este que es muchísimo mejor :/

      Eliminar
  3. *mind blown* realmente no se si me atrapó la historia en si o es culpa de tu reseña, pero ya lo estoy agregando a mi lista TBR!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno! ^_^ Ojalá te animes a leerlo porque vale la pena, no exagero cuando digo que el final es de los mejores que he leído.

      Eliminar
  4. Me encantó: "Creo que esta alegría por el hecho de ser un no muerto es una idea bastante interesante porque en la mayoría de las historias de vampiros encontramos criaturas que lo consideran una maldición y se pasan lloriqueando por estar condenados a la vida eterna." Me acordé de entrevista con el vampiro inmediatamente Jajaja

    Que no brillen ni vayan al "secundario/colegio/liceo" teniendo 500 mil millones de años está muy bien, otro puntaso xD

    Lástima que esté solo en ingles...
    !Buena reseña, dan ganas de leerlo, Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bueno ver que todavía hay autores que respetan a los vampiros y que no los convierten en adolescentes histéricos xD Lo de los vampiros depresivos no me molesta tanto, pero igual estuvo bueno leer algo diferente :)

      Eliminar
  5. Pues me alegra que te dejara tan buenas sensaciones. Pinta muy bien por lo que cuentas, aunque al estar en inglés me temo que tendré que dejarlo pasar.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar