domingo, 12 de enero de 2020

El atlas de las nubes - David Mitchell



Sinopsis: ¿Puede el amor, el poder del bien incluso en la adversidad, perdurar más allá de la vida que conocemos y prolongarse a través de siglos y lugares? Seis vidas se entrecruzan aquí de forma inesperada a fin de dibujar un mundo, profético y extraño a la vez, en el que la historia se puede reescribir. Los seis protagonistas de la novela, ajenos a la trascendencia de sus acciones, tienen un papel mucho más relevante en la posteridad de lo que pueden imaginar, en escenarios tan disímiles como un viaje por la Polinesia a bordo de un galeón en el siglo XIX, la California de los años sesenta, o una isla en un futuro postapocalíptico. Todos ellos comparten un destino común: el afán de poder que se sucede una civilización tras otra y la búsqueda del amor como salvación. David Mitchell construye una aventura épica en la que no sólo todo está conectado, sino en la que también los gestos individuales pueden llegar a ser el germen de grandes revoluciones.

El atlas de las nubes es la tercera novela del autor británico David Mitchell.

Es un libro con estructura de «muñeca rusa». Esto significa que la novela está compuesta por diferentes partes (o piezas) diferentes que funcionan de forma independiente, pero que en su conjunto forman una misma historia una vez que están ordenadas.

Mitchell elige una forma muy particular para ordenar la narrativa porque comenzamos con una historia ambientada en el siglo XIX que se interrumpe en determinado punto, y luego vamos leyendo historias que van avanzando en el tiempo. Una vez terminada la sexta historia, regresamos hacia el pasado hasta conocer el desenlace de cada una de las otras cinco historias.

Es la primera vez que leo una novela con esta estructura y, a pesar de que tardé en engancharme, terminó siendo una experiencia increíble.


Seis historias con seis estilos diferentes:

El Atlas de las nubes consiste en seis novelas cortas narradas por partes, de forma tal que cada una interrumpe a la anterior en determinado punto. Esto puede resultar un poco extraño, pero la forma en la que el autor decide hacer estas pausas no resulta incómoda ni entorpecen el disfrute de cada historia.

A su vez, cada historia está escrita con un formato diferente que refleja la personalidad de cada personaje.

La primera historia, titulada El diario del Pacífico de Adam Ewing, comienza en el siglo XIX y es protagonizada por un abogado estadounidense que navega por Nueva Zelanda para cumplir con un trabajo.

El lenguaje de Adam Ewing es muy formal y educado, y a través de su diario conocemos su contacto con las tribus neozelandesas, la dura vida a bordo del barco y la amistad que entabla con un excéntrico doctor llamado Henry Goose.

Es una historia que toca temas como la colonización y la firme creencia que tenían los colonos de que estaban civilizando a los indígenas. También contiene una crítica al racismo y al uso de la violencia; es una historia excelente.

La segunda historia se titula Cartas desde Zedelghem y tiene estructura de novela epistolar.
Toda la historia es narrada a partir de cartas que Robert Frobisher, un joven compositor bisexual de Inglaterra, escribió a su amigo Rufus Sixsmith durante los años 30.

Luego de ser desheredado por su familia, Robert huye a Bélgica para convertirse en el asistente Vyvyan Ayrs, uno de los compositores más famosos de Europa que se está quedando ciego debido a su avanzada edad.

Las cartas de Frobisher narran sus desventuras durante su viaje hacia bélgica y su relación de amor/odio con Ayrs y con la familia del veterano compositor.

En sus cartas, Robert se muestra como un joven apasionado cuya obsesión es componer una gran obra. Otro detalle que me encantó de esta historia es que Frobisher utiliza diferentes términos musicales para describir algunas situaciones, lo cual le da cierta “sonoridad” a su relato.

En Vidas a medias: El primer misterio de Luisa Rey nos encontramos con una suerte de novela de suspenso y misterio ambientada en los años 60.

Esta historia es protagonizada por una joven periodista que se involucra en la investigación de un reactor nuclear defectuoso que podría causar una catástrofe. De esta forma, Luisa Rey se ve enfrentada a una poderosa empresa que hará todo lo posible por silenciarla y por encubrir las fallas en el reactor.

La novela está narrada en tercera persona y en capítulos cortos que dejan al lector con ganas más debido a los descubrimientos que hace Luisa a medida que avanza su investigación.

Luego sigue El tremendo calvario de Timothy Cavendish, una divertidísima historia que transcurre en la actualidad y es narrada en primera persona por un veterano editor.

Cavendish huye de unos matones que buscan sacarle el dinero que obtuvo gracias a la publicación de un libro que se convirtió en best-seller por accidente, luego de que el autor tirara de un balcón a un crítico que escribió una reseña negativa de su libro.

No puedo decir más de esta historia sin spoilers, pero es una comedia muy entretenida que rompe con el tono más serio del resto del libro.

La quinta historia es La antifonía de Sonmi-451, la cual transcurre en un futuro distópico regido por una “corporacracia”, es decir, las corporaciones dominan todos los aspectos de la vida cotidiana.
Sonmi-451 es un clon diseñado para servir en una especie de McDonald’s futurista que esclaviza a miles de clones para que atiendan al público.

Toda la novela es narrada en formato de entrevista. En ella conocemos cómo Sonmi-451 se deshace de la programación que obliga a los clones a obedecer los mandatos de las corporaciones y también nos cuenta cómo entra en contacto con un grupo de rebeldes que quiere poner fin a la esclavitud de los clones.

Es una historia impresionante que nos muestra un futuro no del todo imposible, pues toca temas como la contaminación y la avaricia sin fin de las empresas.
Otro aspecto que me gustó mucho de esta historia es la forma en que Mitchell imagina el lenguaje de este futuro distópico. Por ejemplo, muchas cosas adoptan el nombre de una empresa: los autos son llamados “fords”, las películas son “disneys”, los dispositivos electrónicos son “sonys” y así con muchas cosas más.

Por último, El cruce de Sloosha y toda la vaina, nos transporta a un futuro todavía más lejano en el que la humanidad ha retrocedido tecnológicamente.
Esta historia es narrada por Zachry, un joven pastor de cabras cuya vida cambia drásticamente una vez que conoce a Meronym, una mujer que viene de un continente lejano en el que todavía existe la tecnología avanzada.


Es la novela más complicada de leer porque está escrita con una jerga bastante extraña, llena de contracciones y palabras inventadas. Además, en esta ocasión es Zachry el que está narrando la historia a sus hijos, por lo tanto, contiene algunas pausas en las que interrumpe el relato de la historia para dirigirse a ellos y darles consejos.

A pesar de que al principio no me gustó, fue mi historia favorita por la forma en la que conecta todos los temas tratados en las historias anteriores.

Todo está conectado

Como pueden ver, todas las historias son muy diferentes y parecen no tener nada que ver una con la otra.

Sin embargo, una vez que leemos la sexta historia y empezamos a regresar hacia el pasado, es más fácil apreciar los diferentes temas que toca Mitchell en este gran libro y el mensaje que busca dejar al lector.

No voy a entrar en detalles acerca de las conexiones que existen entre todas las novelas en particular porque descubrirlas por uno mismo es uno de los mejores aspectos de este libro.

El atlas de las nubes es un libro brillante y complejo. El que el autor utiliza diferentes estilos narrativos para contar una historia que trasciende las épocas en las que están ambientadas cada una de las seis novelas cortas que componen este libro. Cada una de las seis novelas funciona como un libro autoconclusivo, pero al mismo tiempo constituyen un mismo relato acerca de la transformación del alma humana y una reflexión acerca de la existencia del azar y el destino. Una novela única que se convirtió en una de mis favoritas; la recomiendo totalmente.  





5 comentarios:

  1. Hola, Jose:
    Tengo este libro apuntado desde hace una eternidad, pero no acabo de animarme; supongo que porque emepecé otro libro del autor y decidí abandonarlo. A ver si en unos meses me atrevo con este curioso atlas XD
    Besos y feliz año :-)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Toto. Veo que te gustó mucho, y también fue interesante leerte reseñando cosas distintas a las que solés traer por acá. La verdad es que ubicaba la peli y sabía que había un libro, pero nunca había pensado en leerlo porque recuerdo que alguien me dijo que le aburrió y se ve que me quedé con eso. Voy a tener en cuenta tu opinión ahora y veremos si en algún momento lo leo, porque suena muy bien.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. Hola! A fines de 2016 leí este libro y me quedé tan maravillada como vos, me pareció fenomenal la capacidad inventiva del autor, tan diversa. Escribir una novela no es tarea fácil, este hombre escribe varias historias, con estilos diferentes y el rompecabezas le queda perfecto.
    Ojalá que con tu reseña más gente se anime a leerla, es una pena que no la conozcan.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola José!
    Llevaba un tiempo sin pasar por acá jaja
    Intenté ver la peli basada en esta obra libro cuando salió y me re emboló. Capáz le doy una oportunidad al libro en algún momento para ver como funciona eso de la estructura.
    Hacete un libros vs peli, a ver como quedan xD
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. A mí también me desubicó un poco la estructura que usa este autor, pero hay que reconocer que le sale muy bien el experimento.

    ResponderEliminar