domingo, 21 de abril de 2019

La carretera - Cormac McCarthy

Sinopsis: En un mundo apocalíptico donde llueve ceniza, un hombre y un chico cruzan a pie el territorio norteamericano en dirección al sur. El hambre es mucho más que una preocupación diaria: es la medida de todas las cosas, y las bandas de caníbales asolan el país convertido en un yermo donde sólo la barbarie ha echado raíces.

El amor de un padre por su hijo es, sin embargo, la única luz de una tierra que ha perdido a sus dioses.
Quizá el fuego de la civilización no se haya apagado para siempre.


La carretera es la novela más aclamada del escritor estadounidense Cormac McCarthy. Se trata de una novela posapocalíptica protagonizada por un padre y su hijo que buscan sobrevivir en un mundo completamente desolado. Es un libro muy crudo y duro de leer; en La carretera abundan descripciones de las miserias humanas más horribles y también el tono es muy pesimista.
“En esta carretera no hay interlocutores de Dios. Se han ido y me han dejado aquí solo y se han llevado consigo el mundo.”
Lo primero que llama la atención de este libro es la forma en la que está escrito. McCarthy es un autor que utiliza oraciones breves y concisas, y no marca los diálogos con ningún signo de puntuación. Los diálogos del padre y el chico aparecen sin guiones y en ocasiones insertados en medio de la oración.

Esto transmite la sensación de nunca “oír” a los protagonistas, lo cual encaja dentro de la sensación de desesperación que busca transmitir el libro en todo momento. Gracias a esta forma de narrar la historia, McCarthy logra deshumanizar a los protagonistas, aspecto que se ve reforzado por el hecho de que ningún personaje tiene nombre.

Otro elemento que contribuye a esta deshumanización es la forma en la que el autor organiza el texto. El libro no está dividido en capítulos, sino que está compuesto por una serie de párrafos bastante breves que narran de forma no muy lineal el viaje del padre y el chico. Los diálogos son breves y bastante apáticos, en especial en los momentos más duros del viaje cuando los protagonistas no tienen comida o pasan mucho frío.
“No podía inventar para gusto del chico el mundo que había perdido sin inventar también dicha pérdida y pensó que quizás el niño lo sabía mejor que él mismo”.
Lo que más disfruté de este libro fue el impacto que el autor ocasiona con la forma de narrar la historia. Básicamente no importa cómo ocurrió la destrucción del mundo (a pesar de que se dan algunas pistas), sino que lo central es la pérdida de la humanidad de ambos protagonistas.

A pesar de que el padre intenta inculcar valores al chico, los horrores que presencian a medida que recorren la carretera van marcando a los protagonistas y generan un aura de pesimismo y desesperación permanente.
“Todas las provisiones de comida se habían agotado ya y el asesinato reinaba en la región. El mundo al poco tiempo poblado mayormente por hombres que se comían a tus hijos ante tus propios ojos y las ciudades en poder de bandas de atezados saqueadores que abrían túneles en las ruinas y salían reptando de los escombros blancos de dientes y ojos con bolsas de malla repletas de latas chamuscadas y anónimas como compradores salidos de los economatos del infierno”.
No es un libro que recomiendo a la ligera porque maneja temas muy fuertes y las descripciones del mundo destruido son muy gráficas. Es un libro extremadamente pesimista y prácticamente sin momentos felices, por lo que para algunos lectores puede resultar muy chocante.

La carretera es un libro muy duro y en ocasiones difícil de leer por lo que tienen que soportar los protagonistas. La relación entre padre e hijo en un escenario apocalíptico está muy bien lograda y retrata de forma muy clara la deshumanización que sufren ambos protagonistas a medida que avanza su viaje. La forma de escribir de McCarthy me encantó porque logra transmitir esa sensación de pesimismo constante; pocas veces una novela me transmitió tanto dolor y desesperación. Lo recomiendo a aquellos lectores que disfruten de historias oscuras.

6 comentarios:

  1. Hola José! Sabia que existía una película pero no tenía idea que estaba basada en un libro. Me llama mucho la atención asi que me lo apunto!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Hola, José:
    No he visto la película y con el libro tampoco lo voy a hacer. Me parece demasiado duro para mí: no creo que pueda soportar tantas miserias humanas. Acabo de leer "Lolita" hace poco y todavía ando un poco trastocada...
    Beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Hola Toto! Creo que es uno de esos libros distopicos que gustó de leer cada tanto. Me recuerda a El país de las últimas cosas en eso de la desesperación y el pesimismo. Capaz que un día lo busco o te lo pido prestado, porque cada tanto me vienen ganas de leer cosas de ese estilo.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Hola! Me encanta que hagas énfasis en cómo está narrado el libro, que además es lo que más me llamó la atención. Me intriga la ambientación, pero esa crudeza es la que me tira para atrás. Últimamente no estoy pa esa (quién diría!).


    Un besote :)

    ResponderEliminar
  5. No sé si algún día llegaré a leer el libro, pero por el momento me quedo con el buen sabor de boca que me dejó la película, que me encantó.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  6. Tremendo este libro, me encantó y lo sufri de igual forma!

    ResponderEliminar