miércoles, 2 de enero de 2019

Estación Once - Emily St. John Mandel

(Las citas que aparecen en esta reseña son traducciones propias y por lo tanto pueden no coincidir con los de la edición en español)

Sinopsis: Un inesperado virus mortal acaba con la humanidad tal y como la conocemos: ya no quedan trenes que unan los lugares, ni internet que nos permita conocer el mundo, ni siquiera ciudades en las que vivir, solo quedan asentamientos hostiles al visitante ocasional. En este desolador panorama un pequeño grupo de actores y músicos tienen una iniciativa sorprendente: crear la Sinfonía Viajera, con el fin de mantener vivo un resquicio de humanidad. Pero en este libro nada es fácil y pronto este rescoldo de civilización también se verá amenazado por un violento profeta. Esta novela va más allá de su argumento y escritura, originales y ambiciosos: nos sumerge en un mundo distinto y nos obliga a reflexionar sobre el presente, sobre lo que tenemos y qué valor le damos. En definitiva, un homenaje inteligente y sobrio a los pequeños placeres de la vida. Un libro difícil de dejar y, más aún, de olvidar.

Estación Once era uno de mis libros pendientes desde hace años. Encontré este libro como recomendación de Goodreads cuando creé mi cuenta allá por el 2014 y desde entonces había quedado olvidado en mi lista. Por suerte, leí varias reseñas positivas que me hicieron recordar que tenía que leerlo, así que hice un espacio entre libros más largos para darle una oportunidad a esta excelente novela. 
«(...) la belleza de este mundo en el que casi todos están muertos. Si el infierno son los otros, ¿qué es un mundo en el que casi no quedan personas?»

La historia transcurre en un futuro cercano en el que una epidemia de gripe mata a la mayor parte de la humanidad. Sin embargo, a diferencia de otras novelas apocalípticas, la destrucción de la humanidad pasa a un segundo plano: no hay descripciones acerca de cómo surgió el virus y la mayoría de las muertes como consecuencia de la gripe ocurren "fuera de escena". 

La verdadera trama de Estación Once es acerca de cómo se unen los destinos de diferentes personajes. En el prólogo, presenciamos la muerte Arthur Leander, una estrella de Hollywood que muere sobre el escenario durante su interpretación de Rey Lear de Shakespeare minutos antes de que el virus comience a matar a los demás seres humanos. 

«Esperaron toda su vida a que sus vidas comenzaran de verdad».
A partir de entonces la historia se ramifica y comienza a dar saltos temporales hacia adelante y hacia atrás. 
En el futuro, 20 años después del fin de la humanidad, encontramos a Kirsten, que era apenas una niña actriz con un papel menor en Rey Lear y vio fallecer a Arthur en el escenario. Kirsten forma parte de la Sinfonía Viajera, una compañía de actores ambulantes que recorren lo que queda de Canadá interpretando obras de teatro famosas. 
En la trama del pasado conocemos la juventud de Arthur y cómo se dio su salto a la fama. Es una historia con los típicos excesos de las estrellas de Hollywood y las diferentes esposas del actor también pasan a tener protagonismo. Entre ellas destaca Miranda, la primera esposa de Arthur, escritora de Estación Once, el cómic que da el título a la novela y que Kirsten y otros personajes leen en el futuro. 
Por último, la trama que une el pasado con el futuro apocalíptico, es la de Jeevan. Jeevan solía ser un paparazzi que acosaba a Arthur hasta que decide dejar la profesión y dedicarse a una tarea más noble. Jeevan también está presente durante la última actuación de Arthur y al poco rato de la muerte del actor se ve enfrentado al brote inicial de gripe. 
«En los tres carros de la Sinfonía viajera hay carteles que dicen LA SINFONÍA VIAJERA, con grandes letras blancas en ambos lados. Sin embargo, el carro delantero luce una línea adicional: "Porque la supervivencia es insuficiente"».

Como verán, es muy difícil resumir esta novela sin extenderse demasiado; en el resumen del párrafo anterior dejé afuera un montón de detalles que solo pueden experimentarse al leer el libro. 


La originalidad de Estación Once está en lo humana que es su trama. No interesa tanto cómo se terminó el mundo ni tampoco cómo hacen para sobrevivir los personajes, sino que el punto central es cómo las vidas de los protagonistas se ven enlazadas por la muerte de un actor famoso y por un cómic que jamás llegó a publicarse. 
A pesar de que la trama de Kirsten se lee como una novela posapocalíptica tradicional en la que existe un Profeta desquiciado que quiere dominar la nueva sociedad, en todo momento lo que importa son las conexiones entre las diferentes historias de los personajes. 

Advierto que debido a los saltos temporales el principio puede resultar un poco confuso. De hecho, la novela no me enganchó hasta que empecé a ver los diferentes elementos que conectan las tramas. Una vez que comienzan las conexiones, les aseguro que es un libro muy difícil de soltar porque cada capítulo da pie al siguiente y se enlazan de forma perfecta. 
Estación Once es una novela planeada con lujo de detalles y que se lee rapidísimo gracias a la prosa de Emily St. John Mandel; está llena de fragmentos hermosos y muy emotivos.

Calificación 10/10 ():
Estación Once es la novela posapocalíptica más original que he leído hasta el momento. En lugar de narrar con lujo de detalles cómo sobreviven los personajes y cómo se terminó el mundo, se trata de una historia centrada en los vínculos que unen a los personajes. Es una novela hermosa que tiene de todo, pero reitero que el comienzo puede resultar un poco confuso hasta que se acostumbren a los saltos temporales constantes.

3 comentarios:

  1. «En lugar de narrar con lujo de detalles cómo sobreviven los personajes y cómo se terminó el mundo, se trata de una historia centrada en los vínculos que unen a los personajes.» Eso es lo que más me llama la atención, la verdad, y lo que me motiva a leer, aunque no sé si estoy para algo así ahora mismo. Quizás más adelante. Gracias por la reseña y feliz año!

    ResponderEliminar
  2. Hola! me gusta la idea de lo humano, de ese vínculo a través del arte. Me dejó picando la curiosidad.
    No sé si todavía cabe pero ¡Feliz 2019! y que sea un año de hermosas lecturas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Muy buena reseña pero no sé si quiero leer este libro por ahora. Que cueste engancharme, que no de muchos detalles y deje explicaciones de lado por enfocarse en otra cosa.. no se. Puede estar bueno pero creo que por el momento no. Beso♥

    ResponderEliminar